Mensajes con toda la intención

No me escondo: busco crear reacción en quien me lee, porque hay que pedirle mucho a la vida.

Así que lanzo por aquí algunas de las frases que he compartido en redes y que espero os den que pensar. Ya me contaréis.

**Si no tienes alas para volar busca a quien te lleve en volandas.**

Eso pasa, deseas mejorar, avanzar, superarte, pero estás bloquead@ y te sientes incapaz de cambiar lo que te rodea o a ti mismx, y ahí es cuando has de recurrir a quien pueda ayudarte; llámese amiga, madre, psicóloga, coach, pareja… cada cual sabrá qué resorte ha de desbloquear y quién es la persona adecuada en la que apoyarse, pero siempre existen opciones y a partir de ellas, las alas adormecidas se desentumecen, para atreverse a levantar el vuelo hacia los sueños.

**Siempre es tiempo de fantasía. En los malos tiempos mucho más.**

¡Qué racha llevamos! Parece que vivimos en una secuencia de desastres, desde lo sanitario a lo económico, lo climatológico, lo político… Podemos tirarnos de los pelos o quejarnos todo el día; pero la mejor opción es dosificar tantas malas noticias, para conseguir ver más allá, Enfoquémonos en todo lo que nos sirva de desconexión (libros, películas, series…) e inspiración, porque a través de su magia también podemos descubrir facetas propias que esperan ser llamadas a la acción.

**Cualquier lugar es un buen lugar para escribir tu vida de lectora.**

Me consta que hay gente que no necesita que la animen a leer, pero otra en cambio se ve dominada por la «pereza» o demasiado absorta en redes sociales. Abogo por aprender a dosificarse (como con el azúcar) y sin renunciar a él, pasar a la versión saludable: llevemos un libro en el bolso para esas esperas o momentos libres, o por qué no, usemos el móvil a modo de ebook. Quitémosle tanta presión a los likes y pongamos a funcionar la imaginación con una buena historia.

**En la vida, seas o no el centro de la fiesta, baila.**

Parece que lo de bailar sólo tiene que apetecer a los veinte, pero es un buen ejercicio físico, que implica escuchar música, moverse… pero yo diría más… bailes o no, ¡siéntete el centro de la fiesta!, o sea de tu vida, y deja de moverte como un satélite alrededor del resto del mundo, y baila para ti misma y recupera lo que necesitas para reverdecer.

**Hay fantasmas que nos persiguen y lugares que nos embrujan.**

¿Quién no tiene un pesar, una culpa, un remordimiento que le perturba? Casi todos, pero hagamos un cambio, olvidemos esos fantasmas (hechos) que no podemos cambiar y centrémonos en los lugares que nos embrujan: en la naturaleza, los monumentos, un jardín, nuestro rincón favorito sea el que sea… busquemos siempre la parte buena para no embrutecer la alegría y dejarla en mustia amargura.

**En blanco y negro, el color puede no verse pero respirarse.**

Tiempos difíciles. Ahora mismo, una racha tan oscura para muchxs, que puede parecer una vida en blanco y negro con tanto problema danzando alrededor, pero no olvidemos que aún en momentos como éste, los colores siguen luciendo en todo lo que es ajeno a las crisis que atravesamos. La belleza en cualquiera de sus formas (unas flores, un bonito vestido, el sol en la cara, la sonrisa de quien quieres, el olor de tu colonia favorita…) nos presta detalles para insuflarnos pequeñas gotas de alegría, si es que aprovechamos para capturarlas.

**La verdadera belleza no es perfección sino luz.**

La fealdad o la belleza puede acabar siendo subjetiva, porque podemos conocer a alguien poco agraciado que con su buen humor o personalidad nos acabe pareciendo atractivo, o una persona mayor de energía tan contagiosa que no prestemos atención alguna a sus arrugas. Al final, es cuestión de percepción y más que la perfección física, lo importante es lo que transmitimos, porque, no lo olvides, la luz que tenemos dentro es lo que acaba brillando afuera.

**Si crees tener una vida gris, píntala de color con tu sonrisa.**

Lo dicen los psicólogos. Engañamos a la mente cuando sonreímos, como si fuera un entrenamiento, porque a pesar de la tristeza que sintamos por una causa justificada, esforzarnos en sonreír nos ayuda a cambiar el chip de manera inconsciente, y llegamos a ver las cosas menos negras de lo que puedan ser. Como en tantas otras cosas, si dejamos de poner el foco sobre lo malo a todas horas, aprendemos a mirar mejor, y a valorar lo que tenemos y que deberíamos agradecer.

**No confundas delicadeza con debilidad, porque hay una fuerza oculta en la sensibilidad.**

Yo me cuento entre los «sensibles» de lágrima y emoción fácil, pero a la par, sé que soy fuerte, incluso más de lo que pueda parecer. He aguantado vendavales y sigo en mi búsqueda de cosas buenas, compartiendo esta filosofía de vida que le da el protagonismo a lo positivo, pese a todos los puntos negros que tiene la vida.

**¿Qué sería de la fantasía sin vidas a las que hacer soñar?**

Efectivamente, igual que nosotros la necesitamos, ella se nutre de nuestra imaginación para ser vivida. Nos autoenriquecemos mutuamente. Y no es lo único, porque no hay nada ni nadie que no necesite algo de fuera. Todos necesitamos frases bonitas, apoyo, cariño, y hay que dejarse querer porque lo merecemos, y al mismo tiempo devolver esos buenos gestos a quienes nos rodean. Es un toma y daca, de generosidad y empatía, que nos ayuda a vivir mejor.

**Soltemos la mochila de cargas para abrir la maleta de sueños.**

Entiendo que no «todas» las cargas pueden soltarse, hay obligaciones ineludibles, pero no siempre lo son. En ocasiones acaparamos un fardo de problemas que no nos pertenecen, y es que, por más que queramos, no podemos solucionarle la vida a todo el mundo. Si aprendemos a soltar aquello que no está en nuestra mano, quizás recuperemos la energía y el tiempo para sustituir esa pesada mochila por una maleta ligera cargada de sueños, da igual de qué se traten, porque cada persona tiene sus propias metas e ilusiones. Y ¡qué bonito es tenerlas!.

**¿Por qué no nos pintamos los labios con los besos que merecemos?**

Simbólicamente, claro. Me encantan unos labios rojos, o bueno bien pintados, pero más aún sentirme querida, empezando por mí misma. El querer se demuestra de muchas formas, besos, sonrisas y palabras, que salen de nuestros labios, generalmente hacia los demás, pero debemos empezar a lanzarnos besos por todas las cosas que hacemos bien, sonreírnos cómplices por nuestros logros y hablarnos bonito. Eso que nunca nos falte.

Bueno y después de estas sentencias, me despido recordando que aún en la más absoluta sencillez existe el lujo de un cielo lleno de estrellas, así que aprendamos a disfrutar de las exquisiteces accesibles, o incluso, compremos un telescopio si la vista no nos da…

Fotografías: Imagen 1 pluma Samuel F Johanns – Imagen 2 globos Karosieben – Imagen 3 bicicleta Engin Akyurt – Imagen 4 Libro Ylanite Koppens – Imagen 5 bailando Indo Kurnia – Imagen 6 jardín Mabel Amber – Imagen 7 chica blanco y negro Luisella Planeta Leoni – Imagen 8 madre e hija Edsavi30 – Imagen 9 chica sonriente Jill Wellington – Imagen 10 chica de espalda milesz – Imagen 11 bosque fantasía DarkmoonArt – Imagen 12 maleta Jill Wellington – Imagen 12 labios Bessi – todo a través de Pixabay.

¡Hasta el próximo Post!

8 comentarios en «Mensajes con toda la intención»

Cuéntame tú...