Agradece que no es poco

¿Y si rompiéramos la costumbre de las quejas, buscando algo que agradecer?

¿Y si en lugar de poner la lupa sobre los defectos de los demás, agradeciéramos lo que nos aportan?

¿Y si dejáramos de fustigarnos por los fracasos, agradeciendo los aprendizajes?

¿Y si en vez de obsesionarnos con las piedras que nos aparecen en el camino, agradeciéramos la fortaleza para ir superando obstáculos?

Sin duda, agradecer es como un amanecer al optimismo.

Y lo digo yo que estoy en una etapa en la que quizá las sombras están apagando mi propia luz, esa que tod@s llevamos dentro, y que tendemos a olvidar o ignorar.

Pero ¿y si reprogramar la mirada fuera la clave para crear otra vida?

Me doy cuenta de que quejarse eternamente no proporciona absolutamente nada más que malestar, y aunque a veces puede resultar inevitable (y hasta un desahogo), hemos de desaprender las malas costumbres que nos empequeñecen y poner en práctica las palabras que nos alientan.

Agradezco que he superado muchas cosas, y seguro que podré superar muchas más.
Agradezco la sonrisa de mi madre aunque viva en otro planeta por su Alzheimer.
Agradezco tener unos hermanos que valen su peso en oro: a Marilina mi mayor supporter e inspiración,
a Lali mi oráculo, a Vicente tan generoso, a Juan Manuel, el ángel que nos cuida a todos.
Agradezco tener una jefa como Elena Aguilar (también amiga) que me ha demostrado una sensibilidad y comprensión reconfortante en estos tiempos complicados.
Agradezco contar con muy buenas amigas que recorren a mi lado el camino de la vida.
Agradezco ver a mi hijo hacerse mayor y mejorar día a día.
Y así podría seguir y seguir.

Y es que si uno empieza a pensar en lo que puede agradecer, la lista puede ser muy extensa, y ello permitirnos ver que la fortuna está de nuestro lado, a pesar de los pesares. Si algo ocurre quizá teníamos una lección que aprender o necesitábamos un reto que superar. Porque aunque en ocasiones pueda no parecerlo…

Podemos ponernos del lado de la vida si dejamos de verla como enemiga.

Al menos creerlo así, nos ayudará a darle la vuelta a los momentos difíciles, a generar esperanza y confiar en la llegada de más días felices.

Fotografías – Imagen 1 ilustración agradecer John Hain – Imagen 2 flores en las manos GLady – Imagen 3 pluma y flores Myriams fotos – Imagen 4 chica tras las flores Anastacia Cooper – a través de Pixabay.ç

¡Hasta el próximo Post!

8 comentarios en «Agradece que no es poco»

  1. Fuerza para pasar los malos momentos…y paciencia para esperar que el tiempo haga su trabajo de curación..❤️ Y que bonito pasarlo con buenas personas a tu alrededor.

  2. GRACIAS mi querida hermanita!!!!! Siempre juntas.‍♀️ preciosas palabras. Yo también agradezco tantas cosas…, por encima de todo a MI HIJO, pero además, siempre agradezco que llegase esa bebita a mi vida, cada día miraba la cuna vacía y preguntaba cuando llegarías a mamá, hasta que llegó ese día y ya siempre JUNTAS

Cuéntame tú...